Acabas de llegar... pasa...

Este blog surge para compartir y comentar... para evolucionar,
explorar e investigar a través de las palabras.

Estás invitad@.


jueves, 19 de marzo de 2009

mis pronombres objetivo

te provoco
contándote al bailar
los juegos que imagino

te provoco desde el desayuno
comiendo la fruta
que me pelas
bebiendo la leche
que calientas
diciendo que me voy
rápido
al trabajo

te provoco cuando entras por la puerta
y canto una canción
inventada para ti

éstas son
sólo tres

cotidianas estrategias

9 comentarios:

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Hola Bambu,este texto, que ya te conocia,me gusta,es muy tuyo...tiene una sensualidad que te caracteriza y esta escrito de una manera muy original,tambien muy tuya.

Claro,como no vas a se original si eres un bambu blanco!!

besitos

Wycherly dijo...

Que oportunidad tan buena la tuya!!!

esperare paciente la segunda parte de Agripina si es que la hay.

saludos!!

josin dijo...

Que bonito es el amor y como dicen por ahí el saber no ocupa lugar, es conveniente a veces despertar al otro y que note no sólo nuestra presencia sino nuestras necesidades y la receptividad funcione perfectamente. Se ve una gran sensualidad, incluso en los actos más cotidianos y es una maravilla como lo es la escritora. Un biquiño.

Hipolitta dijo...

qué bonito y sensual.

Este poema, deberían leerlos todos menos "él".

Las estrategias de la secuddión deben guardarse bajo 7 llaves.

TORO SALVAJE dijo...

Seguro que consigues tu objetivo.
Estrategias sencillas y ganadoras.

Besos.

MentesSueltas dijo...

Hola Bambu (bello apodo) Paso... dejo un abrazo y me retiro en silencio, prometiendo volver.
Te abrazo
MentesSueltas

Fran dijo...

Bambú soy un hombre que sueña cada día con una provocación por parte de una mujer. Y ya lo dice la palabra "provocación", no sugestión, ni incitación.

Soy un hombre feliz cuando una mujer me provoca indecentemente.

Tus ejemplos son válidos.

Jorge Barreiro dijo...

Cuando se ama las estrategias salen de forma natural, tan natural que no son estrategias es Amor.

Esperanza dijo...

Eso de la provocación lo tengo que aprender Banbú.